Nuestro Verdadero Hogar y la Vida Terrenal

Nuestro Verdadero Hogar y la Vida Terrenal

¿Han visto en las películas o series que siempre aparece un personaje que piensa en su futuro y busca regresar a su hogar? esto parece ser común en muchas películas. Pero, incluso nosotros mientras vivimos nuestra vida terrenal no podemos evitar pensar en ello, ¿Cuál será nuestro futuro y será realmente esta tierra nuestro verdadero hogar?.

Hoy estudiemos detalladamente sobre este asunto

Vida de Peregrinación

En el libro de Hebreos, se describe la vida de los antepasados de la fe como una vida de Peregrinación.

Heb: 11:4-14 «Por la fe Abel… Por la fe Noé… Por la fe Abraham. Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria.»

Ser extranjero o peregrino significa estar de visita en un lugar al que no pertenece o está lejos de su patria. Los antepasados de la fe como Abel, Noé y Abraham confesaron que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Pero ¿A qué se referían? Ciertamente su cuerpo si pertenecía a la tierra ¿Verdad? Entonces, a lo que ellos se referían como extranjeros o peregrinos era a su alma.

Ellos vivieron en cuerpo en esta tierra al igual que nosotros. Pero comprendieron y confesaron que su alma era extranjera y peregrina sobre la tierra, lo cual nos indica que nuestra alma también es extranjera y peregrina en esta tierra.

Nuestro verdadero hogar es el cielo

¿Qué significa que seamos peregrinos y extranjeros en esta tierra? Significa que nuestro verdadero hogar no es esta tierra.

Físicamente la tierra o cualquier parte del mundo puede ser nuestro hogar. No obstante, el verdadero hogar de nuestra alma no puede ser la tierra.

¿Dónde está, pues nuestra patria, el hogar de nuestra alma?

Heb. 11:15-16 «porque lo que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria; pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver. Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial […].»

Así como pensamos vivir de una manera cómoda y feliz en alguna parte de esta tierra, para nuestra alma, el hogar que debemos anhelar es el reino celestial, porque de allá es donde se originó nuestra alma.

Aunque ahora estamos viviendo en la carne en esta tierra, originalmente éramos ángeles que vivíamos en el cielo, podemos entenderlo a través del caso de Job y Salomón(Pr. 8:22-30, Job. 38:1-21).

¿Cómo regresar a nuestra Patria?

Para saber cómo regresar a nuestra Patria celestial, primero debemos saber por qué vinimos a esta tierra. Jesús nos enseñó que vinimos a esta tierra por nuestros pecados (Lc. 19:10, Mt. 9:13). Por lo tanto podemos regresar a nuestra Patria celestial solo si recibimos el perdón de pecados.

Entonces ¿Cómo podemos recibir el perdón de pecados?

Mt. 26:17-28 .«(…) Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la Pascua(…) Y mientras comían, tomo Jesús el pan(…) Tomad, comed, esto es mi cuerpo. Y tomando la copa(…) bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados

A través de la Pascua podemos recibir el perdón de nuestros pecados y regresar a nuestra verdadera patria que es el Reino celestial.

Por lo tanto, necesitamos comprender completamente que el cielo es nuestro verdadero hogar, nuestra patria espiritual y que solo a través de la Pascua podemos regresar allá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *